CUIDA TU MELENA EN OTOÑO

El otoño es un momento delicado para la salud de nuestro cabello. Podemos llegar a sentir que estamos perdiendo muchísimo pelo y es una sensación muy desagradable que enciende las señales de alarma pero tranquila, es natural, con el cambio de estación el pelo se cae más de lo habitual.

Esta caída se debe al cambio de las condiciones meteorológicas como el frío o la humedad pero también es posible que tu pelo haya llegado muy castigado del verano y necesite un poco de atención extra. Si es así, lo notarás fácilmente ya que se vuelve más quebradizo y débil, y puede que también más seco y apagado.

Es importante que te propongas dedicarle un par de sesiones a la semana a la hidratación profunda. Hay mascarillas naturales que puedes elaborar en casa que te ayudarán a recuperar el brillo natural de tu cabello como, por ejemplo, la mascarilla de aceite de oliva y romero. Estos dos ingredientes son la pareja perfecta, el aceite de oliva te hidrata y el romero tiene un efecto antioxidante. Calienta un ¼ de taza de aceite de oliva y añádele unas gotas de aceite esencial de romero. Cubre tu cabello con un gorro de plástico durante 20 min.

Pero si no eres nada alquimista, también puedes comprar una mascarilla a base de aceite de argán. Notarás de manera inmediata como mejora la textura y suavidad de tu cabello. Si tienes el cabello super seco, es posible que durante el cambio de estaciones se produzca una descamación que provoca caspa. En estos casos, lo mejor es que busques un buen champú antidescamación o anticaspa.

Algo que quizás no sabías que existía, y que también puede ayudar a mejorar el aspecto de tu cabello, es realizar una exfoliación capilar cada cierto tiempo. Para conseguir que los tratamientos que vas a efectuar tengan mejores resultados la raíz debe estar libre de impurezas. De la misma manera que la contaminación afecta a nuestra piel, también afecta a nuestro cabello. Es muy interesante el Champú Anti-polución de Yves Rocher. Te ayudará a oxigenar el cuero cabelludo y limpiarlo de impurezas, como restos de productos de styling o incluso de partículas de tabaco.

El tiempo y la forma de secado también afectan al aspecto de nuestro cabello. Es conveniente retirar toda la humedad con la toalla antes de secarlo con el secador. Para evitar que se encrespe no frotes con la toalla, sécalo con pequeños toquecitos o con una camiseta de algodón. Y al contrario de lo que mucha gente piensa, llevar el pelo protegido cuando comienza el frío o lluvia con un gorro, boina o gorra también protegerá tu cabello.  

La mejor manera de proteger tu melena a largo plazo son los suplementos de vitaminas para fortalecer el cabello. Sinduda, se trata de un plan B que, a la larga, aporta resultados visibles en el cabello. También puedes lograrlo a través de la alimentación. Es importante que incluyas en tu dieta alimentos que fortalecen el cabello como espinacas, zanahorias, pescado, etc.