Tutoriales | DIY

HAZTE UNA EXPERTA DE LA MANIPEDI CASERA

Con el verano apetece cuidarse más y eso incluye manos y pies. Si tu economía no te permite ir continuamente al salón de belleza o simplemente eres más de relajarte en casa y cuidarte tú misma, te damos estos sencillos consejos con los que podrás lograr disfrutar de tu propio salón de belleza en casa.

El consejo más importante: Resérvate al menos una hora y media para ambas cosas. Para la manipedi se necesita tiempo, sobre todo para el secado. ¡Si no te secas bien el esmalte desmerecerás todo el trabajo que has hecho!

Lo primerísimo es retirar el esmalte

Te recomendamos empezar por los pies. Ponlos en agua caliente y déjalos a remojo durante 5 o 10 minutos. Tip: añade unas gotitas de aceite o sales de baño para hacerlo más relajante.

Córtate las uñas siempre rectas

Puedes utilizar el utensilio que quieras, tijera o cortaúñas, pero deberás cortarlas siempre rectas para evitar que se encarnen, y nunca demasiado cortas. Después toca limar las esquinas y los bordes. Es importante hacerlo en una sola dirección para no romper ni rayar la uña. Vuelve a poner a remojo tus pies para que se ablanden las cutículas y se puedan empujar y cortar suavemente. Si eres de las que pierde todo, hazte con un maletín de manicura y pedicura para tener todos los utensilios organizamos y siempre a mano.

Suaviza tus plantas de los pies retirando las durezas y células muertas con una piedra pómez de toda la vida o si quieres una herramienta más sofisticada te recomendamos el Pedisecret de BaByliss. Es un práctico y completo tratamiento anti-durezas con dos velocidades que te permitirán exfoliar y suavizar para conseguir unos pies y talones más suaves.

Pero realmente no sentirás que te has hecho la pedicura correctamente hasta que te no hidrates bien los pies. Lo ideal es sumergir los pies en aceite de oliva o ponerte unos calcetines o film transparente con crema hidratante o aceite y dejar que actúe durante unos minutos.
 

Ha llegado la hora de pintar

Un truco de profesional es limpiarte las uñas con quitaesmalte para que el esmalte se adhiera bien. Aplica una base protectora para que tus uñas no se tiñan ni se estropeen.

 

Es el turno de las manos

Los pasos son similares con la diferencia de que las manos no deberían estar sumergidas más de 1 minuto ya que puede hacer que el esmalte no se fije tan bien. Las uñas absorberán el agua y aumentarán de tamaño, lo que hará que el esmalte no se fije bien y lo hará saltar con más facilidad.

En la manicura es importante tener en cuenta la forma de tus dedos a la hora de limar tus uñas.  A los dedos gorditos le sientan mejor las uñas largas, siguiendo la forma natural del dedo. A los dedos largos y finos, las uñas rectas o ligeramente cuadradas y tirando a cortas. Si tienes los dedos cortos te quedarán mejor las uñas con forma ligeramente ovalada o almendrada para que parezcan ligeramente más alargados. El resto del proceso es el mismo.

Si sigues estos consejos  no tendrás nada que envidiar a las manicuristas profesionales. ¿Te animas?