Beauty & Fashion

LOS ERRORES MÁS COMUNES AL PLANCHAR TU PELO Y CÓMO EVITARLOS

Las planchas del pelo, ¡ese maravilloso invento que nos hace presumir de una melena increíblemente lisa en cuestión de minutos! Sin embargo, tendemos a convertirlas en las peores enemigas de nuestro cabello por no utilizarlas adecuadamente.

Descubre aquí los errores más comunes que cometemos una y otra vez al planchar nuestro pelo y las herramientas adecuadas para evitarlos:

 

No elegir la plancha de pelo adecuada

Para rizar, para hacer hacer ondas, para alisar, para aplicar un tratamiento de queratina, que tenga placas laterales o tratamiento de vapor… Hoy en día existen gran variedad de productos en el mercado que nos hacen dudar sobre cuál será el mejor para cuidar de nuestro cabello. Antes de lanzarte a comprar unas planchas, párate y piensa: ¿Para qué las necesitas? Erróneamente tendemos a creer que si elegimos las herramientas más caras, estaremos asegurando la mejor opción para el pelo. Por encima del precio, nuestra recomendación es que escojas unas planchas que cumplan sí o sí con estas características: tener ajuste de temperatura, lo que te permitirá elegir la que se adapta a tu tipo de cabello y no aplicar más calor del adecuado; ser iónica, para reducir el nivel de encrespamiento del pelo; y tener unas placas cerámicas para un mejor deslizamiento del cabello y un menor número de pasada.

 

No utilizar protector térmico

Champú, suavizante, mascarilla, sérum… Sabemos que el proceso para lucir un cabello bonito y cuidado es, a veces, demasiado largo y no siempre tenemos tiempo de seguirlo a rajatabla. Sin embargo, no aplicar en tu pelo un protector de calor si vas a utilizar alguna herramienta para alisarlo, es un error. Leve, sí, pero un error. Este producto es básico, especialmente en cabellos teñidos o con mechas, ya que suelen estar mucho más secos que otros que no tienen coloración. Para proteger el cabello es suficiente con que lo apliques, en la cantidad justa, una vez tengas el pelo seco, repartiéndolo por toda la melena siempre de medios a puntas, nunca en la raíz. Si prefieres no aplicar producto, prueba a sustituirlo por una plancha inteligente con  tecnología avanzada que cuide de tu pelo, haciendo que no sea necesario que utilices este tipo de protectores ya que regula de forma automática la temperatura según tu tipo de cabello para que no apliques más calor del estrictamente necesario.

 

Elegir mal la temperatura

Errores que cometes mientras alisas tu pelo con una plancha.

Tienes prisa, no te da tiempo a alisarte el pelo y escoges la temperatura máxima de la plancha para acabar antes. Mal. No solo es uno de los fallos más comunes sino también de los más perjudiciales. Lo único que consigues así es romper las fibras del cabello y hacer que se estropee muy rápido. La solución es elegir una plancha que tenga varias opciones de temperatura y que se adecúen a las necesidades de tu cabello. Un buen ejemplo son todas las planchas BaByliss que cuentan con un selector de temperatura para que selecciones la que más se adecúe a tu tipo de pelo. Así tu única preocupación es deslizar la plancha por los mechones.

 

Excederte con el número de pasadas

Un error muy común es creer que para conseguir un alisado más duradero la clave es aplicar un mayor número de pasadas por cada mechón y así fijar el efecto liso. Nada más lejos de la realidad. Aunque es cierto que depende del tipo de cabello, lo ideal es aplicar el menor número de pasadas posible. La solución es escoger una plancha con placas de cerámica y con efecto Top Coat como Pure Metal de BaByliss que sella y prolonga la duración de tu peinado.

 

Ahora que ya sabes cómo cuidar de tu pelo mientras lo planchas, aprende a cuidarlo con estos otros consejos.